domingo, 5 de junio de 2011

48h con J



Noche de Junio a 14 grados.

No nos ha costado decidirnos (todo es muy fácil con J), la despedida de Rigola del Lliure empieza demasiado pronto, la opción B, un lugar aún desconocido, aprovecharemos mientras siga así.

Salida metro “Mercat de St Antoni”, caminamos ligeros, tenemos hambre y la actuación empieza en pocos minutos.

Giramos a la derecha calle de la Cera. Pleno Raval, sin reformar, el auténtico. Donde la mayoría de los que viven allí intentan sobrevivir.

Empanadilla argentina y lata de San Miguel, casi de un trago. Sabe a gloria.

Antiguo colmado, sin reformar la fachada, precioso cartel. Techos altos, cuatro sillas de madera, una barra a la derecha y un escenario improvisado.

Espectadores desconocidos compartimos el poco espacio. Cabaret de féminas, siete mujeres, llenas de energía, sin rodeos, hablando, cantando, riendo, llorando. Desprenden fuerza, rabia, ironía, sin sutileza pero con mucha sinceridad. En busca y captura del tan ansiado Sr Amor.

J y G, tienen hambre otra vez, buscamos un lugar, a la 1 de la madrugada. Barcelona cierra la cocina a las 24!!....Suerte que queda algún lugar con vida nocturna. Ceviche de langostinos, brie rebozado, y lo mejor,“flan de chocolate blanco” compartido sin cuchara, sólo con los labios y la lengua de J.

Salimos salidos del restaurante.

Lluvia inesperada, caminamos sin prisa. Nos apetece el Sr Jack que nos espera en casa.

Otra noche compartida, cálida de deseo, y ansiosa por complacer.

Tarde cinéfila a cargo del Sr. W.Allen, con las manos entrelazadas de J.

Vidas tenues, grises sin emociones. Rutinas sin sentidos. En algún momento descubren lo que siempre estaba allí, toman consciencia de su realidad y deciden seguir a sus sentimientos. Me siento afortunada, en algún momento de mi vida fui como el protagonista de la película.

No hay comentarios: