lunes, 27 de diciembre de 2010

Secretos de alcoba




He abierto la ventana de mi habitación, he cambiado las sábanas, aspirado todas las pelusas...en un intento de sentirme limpia. He encontrado trozos perdidos debajo de la cama, recuerdos de las noches pasadas. Siento la necesidad de empezar de nuevo.
Cuanto más grande es el caos, más cerca está la solución (proverbio chino), pues mi caos ahora mismo es inmenso.
No me considero una persona fría, sin corazón. Pero mi comportamiento en un tiempo atrás, me hace considerar de nuevo que es necesario hacer un “reset “en mi vida.
Qué necesidad oculta para mí,  me empuja a altas horas de la noche a perderme por estos mundos, sórdidos, impuros y desnudos de verdad, donde reina la búsqueda del placer sin más. Para acabar despertándote con un desconocido al que no te apetece ver más en tu vida.
¿Que ha cambiado en mi?
Me estoy convirtiendo en una experta en el arte de la alcoba. Cómo es posible, que uno se pueda entender tan bien en la cama con un extraño y lo difícil que es, decirle a tu pareja como te gusta que te haga un cunnilingus.


2 comentarios:

aina dijo...

És un error de plantejament, no és difícil dir-li a la teva parella com t`agrada que te fagin les coses. Si no ho saps verbalitzar...fes-li-ho saber.
No follis amb el cap, fes-ho amb el teu còs i que ell parli.
No et concentris, al contrari, deixa´t endú.

Soldorient dijo...

Gràcies Aina per passar-t'hi....a vegades les coses mes sencilles les fem molt complicades