martes, 28 de diciembre de 2010

Un día a solas

 
Nos acostumbramos a estar siempre en compañía, ha hablar con alguien que te conteste. En el trabajo, en el supermercado. Cuando llegas a casa, están los niños, tu pareja, tu amiga, el vecino. No sabes que existe un tiempo muerto dónde estás tú, a solas contigo. Pero el ritmo de esta sociedad  occidental, tan aséptica, no te permite disfrutar de ti misma.
De escuchar la música que te gusta, de poner incienso, de encender unas velas, de beber ese bourbon con hielo que tienes guardado  y no sabes muy bien para cuando ni para quien, de bañarte con espuma, de ver una peli en el portátil y de jugar un rato con el amigo que siempre está dispuesto.


3 comentarios:

C.L.C. dijo...

Claro que te permito pasarte y quedarte por aquí si te parece interesante o te gusta.
Bienvenida seas.

Soldorient dijo...

Aina, em vaig identificar en la última entrada d' Anónima X. Em vaig sentir malinterpretada...res mes. I merci, jo tampoc jutjo a ningú...poder expresar-nos amb llibertat és un luxe.
M'agrada el teu estil

aina dijo...

És que jo no sabia que "soldorient" i "forçainnata" èreu la mateixa persona. I no t`has de disculpar, va ser la meva susceptabilitat que se va sentir identificada.
M`agrada llegir-te.