domingo, 2 de enero de 2011

Mis razones

 Una mañana soleada, segundo día del año. Las 11 horas, ella se levanta, aún no está del todo recuperada del día anterior, apenas durmió.
Pero la felicidad que siente, hace que se olvide de su cuerpo castigado. Su motivo para levantarse cada día, sus dos seres más amados, están a su lado, desayunando, bebiendo leche mezclada con cola cao, tirando las gotas en su pijama, con la cara llena de chocolate y la nariz reseca de mucosidades. Sus historias llenas de pasión, sus luchas diarias, están aprendiendo de la vida. Ellos también lloran, compiten, desean.
Inocencia, emociones sinceras. Un abrazo espontáneo y un beso con sabor a cola cao.

1 comentario:

Ricardo Miñana dijo...

Muchas felicidades para este año, dale vida a tus sueños y que la crisis económica pase de largo.

¡¡Feliz año 2011!!

Un abrazo.